dondecomer.info

dondecomer.info

Opinión

Recientemente hemos pasado unos días en Argentina, concretamente en Buenos Aires, y hemos podido comprobar que aunque en España gozamos de establecimientos hosteleros de reconocido prestigio, en otras latitudes también se puede uno encontrar con lugares gratamente sorprendentes. En las siguientes líneas vamos a resumir nuestras impresiones sobre algunos de los locales que tuvimos ocasión de visitar.



Por lo general, nuestra impresión fue inmejorable, aunque, como siempre, en todos los paquetes hay un garbanzo negro. Como queremos dejar buen gusto en el paladar, vamos a ir de menos a más en cuanto a calidades y cualidades se refiere.

LA CABALLERIZA
Dirección: Alicia Moreau de Justo, 580. Puerto Madero
Teléfono: +54 11 4514-4444
Web: www.lacaballerizapuertomadero.com

Dicen que cuando un establecimiento precisa hacer mucha publicidad, mala cosa. En cualquier guía de viajes, mapa turístico de Buenos Aires, etc. Que miréis, encontraréis propaganda de este local que, para nosotros, fue el mencionado grabanzo negro de nuestra visita.

Pretendida parrilla típica argentina. Decimos pretendida porque se queda simplemente en eso, en pretensión. El servicio es lento hasta la exasperación, el típico aperitivo que, haciendo las veces casi de primer plato, siempre se sirve en aquel país es escaso y muchas de las sugerencias de la carta te dicen que nos las tienen. A final acaba uno escogiendo sota, caballo y rey en plan batalla (costillar de ternera y bife). Mencionar que, aquí, fue la primera y única vez en mi vida que fui incapaz de tomar un café: auténtica bazofia de agua sucia. Si, para rematar, decimos que hace un par de años, cosa de la que nos enteramos con posterioridad, estuvo clausurada por falta de medidas higiénicas en la cocina, sobran más comentarios.

No se alarme el lector. Hubo un único y exclusivo garbanzo negro. A continuación viene lo bueno y lo sorprendente.


HEREFORD
Dirección: Avenida 9 de Julio, 1465
Teléfono: +54 11 4394-4888

Se trata de una franquicia de una cadena internacional de restaurants-grill. Situada en el extremo norte de la famosa avenida 9 de julio, la del obelisco. Aquí degusté, probablemente, la ensalada más rica de mi vida. Era una ensalada mixta, a simple vista normal, acompañada de la típica rúcula de aquellos lares pero que tenía un no sé qué, que la hacía exquisita. Esa ensalada era el acompañamiento de sendos bifes de chorizo, también muy ricos, pero que se vieron ensombrecidos por aquella, la cual además, era mantenida por el servicio en una mesa aparte y, cual copa de vino, te rellenaban el plato cuando la acababas. Buena carta de vinos y servicio cordial, agradable y simpático.


LE SUD
Dirección: Arroyo, 841.
Teléfono: +54 11 4131-0130
Web: www.sofitelbuenosaires.com.ar

En Buenos Aires, no todo son parrillas. Buena prueba de ello es Le Sud, restaurante de estilo francés y mediterráneo, ubicado en el exclusivo hotel Sofitel. Local pequeño pero acogedor y de exquisita decoración sin que ningún detalle quede olvidado. El servicio es educado y muy eficaz; siempre pendiente de todos los detalles. De los fogones del laureado Thierry Pszonka surgen unas muy cuidadas y esmeradas creaciones basadas en la cocina provenzal que hacen a uno sentirse en cualquiera de los excelentes restaurantes de París pero a precio de Buenos Aires. El precio medio ronda los 30-35 dólares. El único pero quizás sea la carta de vinos, pelín escasa pero, eso si, dentro de esa escasez, de bastante buena calidad.


CABAÑA LAS LILAS
Dirección: Alicia Moreau de Justo, 516. Puerto Madero
Teléfono: +54 11 4313-1336
Web: www.laslilas.com

En la zona de Puerto Madero, recientemente reformada, se concentran las más importantes instalaciones de ocio y restauración de la capital argentina. Aquí están el original casino flotante, instalado sobre sendos barcos de molino estilo Mississippi; el hotel Sheraton; locales nocturnos y, como no, multitud de restaurantes. Nosotros visitamos tres de ellos: el antes mencionado “La Caballeriza”; “Estilo Campo” (parrilla argentina muy recomendable donde se puede encontrar buena carne, buen vino y buen servicio) y el que, para nosotros, es el mejor restaurante de Puerto Madero: la “Cabaña Las Lilas”.

Este establecimiento, situado estratégicamente justo en la mitad de la avenida Alicia Moreau de Justo, arteria principal de Puerto Madero, es propiedad de una de las más importantes ganaderías del país, del mismo nombre que el restaurante: Cabaña Las Lilas. De todos es conocida la calidad de la carne argentina y aquí puede uno deleitarse con la misma, preparada de las más diversas maneras.

El local es precioso; con una terraza con vistas al puerto, en la cual tuvimos la suerte de ser ubicados para disfrutar de una velada inolvidable. Nada más sentarnos, nos obsequiaron con un aperitivo increíble (que luego no apareció en la cuenta; a algunos restaurantes españoles quisiera ver yo…) a base de una colección de panecillos de diversos tipos, salsas y patés que, por si solo, ya constituyó el primer plato. A continuación pedimos algo argentino por antonomasia: sendos bifes de chorizo (ojo, no confundir, para los argentinos el chorizo es una parte de la ternera y el bife una forma de cortarla). Impresionantes. Ni comparación con cualquier cosa conocida de por aquí. Nos llamó la atención que nos los sirvieron con unos palillos en forma de vaca y un letrerito que decía “estoy a punto” o “estoy muy hecho”, detalles estos cuidados al máximo según los deseos del cliente. El servicio atento y eficaz, muy pendiente de todo. Buena carta de vinos y el precio, como todos los restaurantes de allí, en comparación con los de aquí, regalado.


EDELWEISS
Dirección: Libertad, 431.
Teléfono: +54 11 4382-3351

Si empezábamos este relato con nuestra peor experiencia en Buenos Aires (La Caballeriza), vamos a terminarlo con la mejor. Edelweiss es un restaurante antiquísimo, situado en una calleja perpendicular a la conocidísima calle Corrientes, centro neurálgico de la actividad cultural de la ciudad y en la que se encuentran situados los más importantes teatros.

La noche fue inolvidable. Primero acudimos a una representación de El Rey Lear de Shakespeare en el Teatro San Martín y, a continuación, previa reserva (imprescindible), guiados por los buenos conocimientos de un familiar, nos fuimos a cenar a Edelweiss, lugar en el que puede uno cenar al lado de los más conocidos artistas de la escena argentina y, lo más sorprendente, a un precio que, a cualquiera que esté acostumbrado a las primadas que se pagan aquí, le parecerá de risa.

Como decíamos, Edelweiss es un local antiguo, pero tiene un no se qué, que envuelve a uno en cuanto entra, transmitiéndole una agradable sensación de familiaridad que hace a uno sentirse, y perdón por la cursilería, como en el paraíso. Quizás a ello ayude una acertada elección de la iluminación y la decoración, que te invita a pensar que es de día en lugar de noche o que estás en una isla de los mares del sur en vez de en el centro mismo de Buenos Aires.

Los camareros, como el local, son señores mayores entrañables; de una simpatía increíble y un trato cálido inmejorable. Hacen sentir a uno que esa isla de los mares del sur es su propia isla, que está en su casa, y logran que, al final, a uno le dé pena irse del restaurante.

El tipo de cocina es europea. Nosotros optamos por una ensalada de primero y, a continuación, un pescado típico de la zona, llamado brótola, que no tiene espinas, todo ello regado con un buen blanco de la nación.

Como decimos, el precio fue ridículo. Postre incluido, no llegó a los 30$. Sin duda, una experiencia para recordar toda la vida.


Y, en fin, hasta aquí nuestra experiencia en Buenos Aires. Sin embargo, en una estancia así, no siempre acude uno a lugares de renombre. También da tiempo a degustar una rica pizza a la piedra en la “Pizzería Rey”, en Corrientes; u otra pizza de batalla (yo, cuando la vi, creí que era una tortilla) en “Las Cuartetas” o en “Bancheros”; también a realizar una comida rápida en un “salad&sushi bar” de la avenida del Libertador; o, incluso, a tomar un relajado café en el “Tortoni”, invadido por la sombra de Octavio Paz y de todos los intelectuales que allí se reunían y se siguen reuniendo en sus tertulias; y, como no, desayunar un submarino (leche caliente con una barra de chocolate en el fondo para deshacer) y un tostado (sándwich doble de jamón York y queso) en “La Biela”. Un viaje para recordar. Mi Buenos Aires querido, ¿cuándo te volveré a ver?...

No queríamos terminar este relato sin hacer un breve comentario sobre los vinos argentinos. Es verdad que aquí, en España, tenemos una gran variedad y, quizás por eso, no solemos hacer mucha gracia a las variedades que vienen de fuera. Sin embargo, hay países, y uno de ellos es Argentina, que producen unos caldos excelentes. Las variedades de uva que allí cultivan son Merlot, Sirah, Cavernet Sauvignon y Malbec. De todos los probados, quizás nos quedemos con “Casa Boher 2002”, “Santa Julia” ó “Santa Julia Tardío”, un vino dulce, este último, muy rico.


Valoración usuarios

Dejar comentario

Usuario
Por favor, sea respetuoso en sus opiniones. Cuide la ortografía. Intenta hacer de tu comentario algo útil para el resto de usuarios. Todos nos veremos beneficiados. Gracias por tus aportaciones!
Opinión
NOTA : dondecomer.info no se hace responsable de las opiniones aquí vertidas. Si alguno de los comentarios publicados te parece ofensivo, no dudes en contactar con nosotros.